Los planes de China para combatir el cambio climático

Share Button

Earth-climate-change-288x300Hace ya muchos años que oímos hablar del cambio climático, con expertos de todo el mundo alertando de sus terribles consecuencias para la humanidad a largo plazo. Y desde hace no tantos años estamos viendo que los plazos no son tan largos, con desastres naturales ocurriendo alrededor del mundo más frecuentemente que anteriormente. El cambio climático es una realidad actual, y sus consecuencias palpables.

Desde 1997 también hemos oído hablar del famoso protocolo de Kyoto que, desde 2005 cuando entró en vigor, intenta controlar las emisiones de gases invernadero en la atmósfera. El protocolo, firmado por los países industrializados ha recibido críticas por falta de compromiso de muchos de los países signatarios, entre los cuales está China. Con un crecimiento anual sin casi precedentes, China ha sido a menudo criticada por falta de respeto hacia el medio ambiente, si bien aquellos menos críticos recuerdan que Europa siguió el mismo camino durante la revolución industrial.

Smog hit Chinese citiesEn cualquier caso, es cierto que actualmente China afronta grandes retos respecto al medio ambiente que afecta primeramente la sociedad china, la salud y la seguridad de sus ciudadanos, y que favorecen la aceleración del cambio climático. En un país con más de 1300 millones de habitantes, la escasez y baja calidad de sus reservas de agua son a menudo  un problema. El gran crecimiento económico que ha experimentado el gigante asiático ha sido impulsado por una aún mayor revolución industrial, a veces poco controlada, que afecta también, entre otras cosas, la calidad del aire que respiran los chinos y, hoy en día, aplicaciones telefónicas para saber el grado de contaminación en el aire antes de salir de casa son tan comunes en China como aquellas para saber qué tiempo hará lo son en otros países. Y no hace falta decir que con ciudades de hasta 15 y 20 millones de habitantes como Pequín y Shanghai, la contaminación causada por los automóviles es importante agravante.

Este 23 de setiembre se celebró en Nueva York, en la sede de las Naciones Unidas, la Cumbre del Clima, que reunió entre otros, hasta 100 cabezas de estado y gobierno con más de 800 empresarios, expertos y representantes de la sociedad civil para impulsar un plan de acción para frenar el cambio climático.

summitEntre los asistentes estaban también representantes del gobierno de Pequín, que el día 19 de este mes aprobaron un plan de acción para combatir el cambio climático. China es actualmente el principal emisor de gases invernadero, y con este plan de acción pretende limitar su influencia en el proceso de cambio climático y ratificar su compromiso con la comunidad internacional.

La propuesta, presentada por la Comisión de Reformas y Desarrollo Nacional (NDRC), pretende entre otras cosas los siguientes objetivos:

  1. Alcanzar el 15% de consumo de energía del país gracias a fuentes de energía sostenibles.
  2. Seguir incrementando las zonas forestales, que desde 2005 han aumentado en 1.3 billones de metros cúbicos.
  3. Reducir en un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero hasta 2020, en comparación con los niveles marcados en 2005 con la entrada en vigor del protocolo de Kyoto.

El gobierno chino quiere destacar que su plan de acción no es solo fruto de sus obligaciones con la comunidad internacional, sino que es parte fundamental del desarrollo de China.

Estos compromisos, entre otros, han sido reiterados esta semana en Nueva York. Esperemos que no se queden en palabras y se conviertan en hechos. Como concluyó la cumbre, aún estamos a tiempo de frenar el cambio climático, pero es imprescindible actuar ahora. No hay un plan B, porque no tenemos un planeta B.

Para más información podéis consultar la página de la cumbre de Naciones Unidas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *